Fuengirola: Castillo Sohail

El castillo Sohail situado en el término municipal de Fuengirola sobre un promontorio junto a la línea de costa. En sus aledaños hay restos fenicios, púnicos y romanos. La fortaleza, que en su origen árabe dada del siglo X, ha sufrido numerosas modificaciones hasta nuestros días. En la actualidad es un punto turístico clave para Fuengirola, donde además de poner en valor su patrimonio histórico y cultural, se llevan a cabo distintos eventos como fiestas y conciertos.

El castillo Sohail está situado en la desembocadura del rio Fuengirola, emplazada sobre un cerro de 38 metros de altura sobre el nivel del mar. Las buenas condiciones geográficas y climáticas del lugar permitieron el asentamiento humano, y es precisamente en este espacio donde se han localizado los restos más antiguos conocidos hasta la fecha en la historia de Fuengirola, ya que su antigüedad nos remonta a la colonización de los fenicios en el siglo VI a. C. y a la posterior presencia cartaginesa y romana, siendo entonces conocido el asentamiento con el nombre de Suel. Estos restos se encuentran cerca de la playa, donde se pueden ver algunas piletas de salazón que datan de los primeros siglos de la dominación romana, y que continuaron en uso durante los siglos IV y V d.C.  como muestran los restos de muros de esta época que se alzan sobre las piletas anteriores. Durante toda esta larga etapa, el asentamiento vivirá de la pesca, la salazón de pescado y la elaboración del garum, una salsa muy popular durante el imperio romano.

Con la invasión árabe del siglo VIII, el asentamiento pasó a denominarse “Suhayl”, adaptación árabe de Suel, y continuaron las actividades económicas relacionadas con la pesca. Será ya en el siglo X con el califa Abderramán III, cuando se crea un primer enclave sobre el cerro, probablemente una torre almenara de la que no se conoce prácticamente nada, que sirvió para defender la zona de ataques cristianos y normandos, que ya habían causado estragos en la zona. Sin embargo, habrá que esperar al siglo XII con los almorávides para ver construida una fortaleza con características propias de un ribat, que es a la vez una fortaleza y un lugar de oración dedicado a la guerra santa. Desde aquí se controlaba el acceso del rio hacía el interior y ejercía de punto de control y vigilancia en el camino entre Málaga y Marbella. Durante esta etapa, el castillo contaba en su interior con viviendas para soldados, habitaciones para viajeros, comerciantes, y probablemente una pequeña mezquita para rezo.

     El día 7 de agosto de 1485 (día de San Cayetano), las tropas cristianas toman la fortaleza a los musulmanes y será a partir de este momento cuando el castillo sufra varias modificaciones en su estructura que lo irán acercando a la forma actual. Durante esta etapa, finales del siglo XV y siglos XVI y XVII, servirá de fortificación y de punto de control frente a los ataques de piratas berberiscos y de otras naciones europeas rivales. Sin embargó, habrá que esperar al siglo XVIII con la ocupación inglesa de Gibraltar, cuando se tendrá que reorganizar la defensa de la costa, al convertirse el peñón en un lugar de contrabando. En el año 1730 se remodela para alojar un escuadrón de caballería y queda remodelado con un gran patio interior para que la población pueda refugiarse en caso de ataque, y en torno al que se distribuyen viviendas de soldados, almacenes, iglesia y la casa del alcaide. En esta remodelación, se emplean numerosos materiales con piedras de mediano tamaño para el parámetro inferior y tapial de argamasa y ladrillo para el resto de la construcción.

Ya en los inicios del siglo XIX y en el contexto de las guerras napoleónicas, tiene lugar la batalla de Fuengirola (14 y 15 de octubre de 1810), batalla enmarcada dentro de la guerra de independencia española frente al imperio napoleónico. En dicha batalla se enfrentan las fuerzas aliadas de españoles y británicos frente a franceses y una guarnición polaca, siendo derrotados la coalición hispano-británico. Como consecuencia de este enfrentamiento, la fortaleza pierde una de sus torres y parte de los muros. Avanzado el siglo XIX y ya con la perdida de su capacidad militar y defensiva, el castillo es puesto en subasta y pasa a manos privadas, lo que trajo consigo un considerable deterioro, ya que al acabar abandonada, los lugareños desmantelaron todos los elementos que podían servir para construcciones, como tejas, piedras, maderas, entre otros, muchas de ellos empleados en las edificaciones que se estaban levantando al otro lado del río y que daría origen al actual núcleo de Fuengirola, que alcanza el rango de municipio independiente de Mijas en 1841.

El deterioro del castillo Sohail no parará hasta la segunda mitad del siglo XX, en el que el auge del turismo permitió su restauración, uso y puesta en valor para los ciudadanos de Fuengirola y turistas nacionales e internacionales. Tanto en su interior como en sus aledaños, se celebran todo tipo de eventos, como mercados medievales, fiestas de la cerveza y numerosos espectáculos y eventos musicales con artistas de gran renombre internacional como el los eventos del Mare Nostrum.

En la actualidad se están llevando a cabo tareas de excavación y documentación arqueológica en los yacimientos fenicios y romanos de los alrededores del castillo con la idea de poner en valor y dar a conocer el importante patrimonio cultural, artístico e histórico de la zona, e incluso, la idea de crear un centro de interpretación. 

No olviden de hacer una visita al Castillo Sohail en vuestra próxima visita a Fuengirola. 

Para más información sobre Fuengirola: visita la pagina del Ayuntamiento